COFRADÍA SANTA PASIÓN

Parroquia de El Dulce Nombre de Jesús
La Guancha

ESTATUTOS DE LA COFRADÍA DE LA SANTA PASIÓN

 

INTRODUCCIÓN:

Desde el 8 de Marzo de 2005, conforme al punto 1.4 del Estatuto Marco de Asociaciones de la Diócesis , se constituye una comisión organizadora de esta Cofradía, a la que se incorporan 50 miembros que reciben simbólicamente una medalla y que el 23 de Marzo del mismo año, miércoles santo, participan acompañando a la imagen del Ecce Homo de la parroquia. Nace aquélla con la pretensión de ayudar en la coordinación y vivencia de las celebraciones y actos de la Semana Santa relacionados con el Triduo Pascual: pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Meditando los misterios buscan recoger como fruto la alegre transformación en Jesucristo Resucitado.

CAPÍTULO I: TÍTULO, NATURALEZA, FINES Y CARACTERÍSTICAS.

Artículo 1. Título de la Cofradía. El título o nombre de esta Cofradía es el de “Cofradía de la Santa Pasión ”.

Artículo 2. Constitución de la Cofradía. Esta Cofradía se constituye como asociación pública de fieles, en virtud del decreto de reconocimiento y erección del Obispo Diocesano que acompaña a estos Estatutos.

Artículo 3. Naturaleza de la Cofradía. La Cofradía es una asociación pública de fieles , nacida de la comunidad parroquial de El Dulce Nombre de Jesús en La Guancha con personalidad jurídica canónica propia y se rige por estos Estatutos y Reglamentos debidamente aprobados por la autoridad eclesiástica competente, por las normas del Derecho Universal de la Iglesia , por las normas del Derecho particular al respecto (cc. 298, 1, 301, 1, 3, 312, 313, 314 del CIC).

Artículo 4. Fines de la Cofradía.

El fin primordial de esta Cofradía es vivir más intensamente la Semana Santa , en la celebración litúrgica y manifestación pública de los misterios del Señor, en su entrega por amor hasta la muerte y resurrección, es decir, la celebración y meditación de los misterios del Señor acompañando a Jesucristo en su entrada en Jerusalén en el Domingo de Ramos, en la institución de la Eucaristía , memorial de su muerte y resurrección el Jueves Santo, de manera especial acompañando a Jesucristo en su misterio de dolor como Ecce Homo, en su muerte el Viernes de Pasión, en su sepultura el Sábado Santo y en su resurrección el Domingo de Pascua de Resurrección, buscando con ello, los frutos de la transformación en Cristo y la alegría de la Resurrección.

Para ello La Cofradía promoverá, colaborando y en comunión con el párroco, el Consejo Pastoral de la Parroquia , y demás fieles y grupos de la misma, el culto público de los Misterios del Señor en la Semana Santa , especialmente, en el acompañamiento procesional de la imagen de Jesucristo como el Señor Preso (Ecce Homo).

Cuidar la devoción y el culto público a nuestra Santísima Madre, especialmente, en la advocación de Ntra. Sra. de los Dolores.

Tiene como fines generales los de toda la acción evangelizadora de la iglesia por medio de sus tres mediaciones: acogida y anuncio profético de la Palabra de Dios, celebración de la vida de fe y de la gracia por la Liturgia y el testimonio de la Caridad verificada como comunión fraterna y como diaconía. Ésta, tanto en el testimonio público de la fe operante por el amor servicial en todos los ámbitos de la vida social, como, por el servicio eclesial a los más necesitados. Los hermanos son conscientes que el culto divino nace en la experiencia de fe, que engendra la Palabra y tiende e impulsa a la caridad.

La formación cristiana permanente de sus miembros será una tarea al servicio de una más madura personalización y experiencia viva de la fe de aquellos.

El encuentro verdadero con Dios por Cristo en el Espíritu Santo siempre se convierte en experiencia fraterna de los que se sienten hijos y hermanos y se expresa en el servicio a los hermanos, especialmente a los más pobres. El cuidado de la comunión fraterna y de la acción caritativa y social, con los más necesitados, especialmente por medio de Cáritas u otras instituciones, será concreción del amor de Cristo que rebosa y se hace efectivo en el corazón de los Cofrades.

Artículo 5. Sede. Esta Cofradía tiene su sede y domicilio en la Parroquia de El dulce nombre de Jesús en La Guancha. Tenerife.

Artículo 6. Emblema, insignia o distintivo: La insignia o distintivo o emblema de pertenencia a la Cofradía consiste en una combinación de los signos de la Santa Pasión de Ntro. Sr. Jesucristo (Cruz, Cáliz y Corona de Espinas) y de su Santísima Madre Dolorosa (Corazón atravesado por la espada del dolor), y los símbolos de Jesús-Hombre-Salvador (JHS) y de la virgen María, dispuestos sobre un simbólico haz de la luz Salvadora del Mundo.

Artículo 7. Hábito: consiste en traje negro (pantalón y chaqueta), camisa blanca y corbata negra, para el hombre, y traje negro (falda y chaqueta), y blusa blanca, para la mujer; zapatos y guantes negros, y medalla de plata con el emblema de la Cofradía y cordón morado, al cuello, para ambos.

Artículo 8. Lema: Santa Pasión, redención del mundo.

CAPÍTULO II: VIDA ECLESIAL, DIOCESANA Y PARROQUIAL DE LA COFRADÍA.

Artículo 9: Integración en la Iglesia Diocesana. Los miembros de la Cofradía vivirán, como todos los fieles, en estrecha comunión con el Obispo Diocesano, del que reciben su misión (cc. 312, 1 y 315). Sus relaciones directas con la Curia Diocesana se encauzan a través del Vicario General (c. 305) y la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías, participando y secundando las actividades de ámbito diocesano que organice: encuentros, formación, jornadas diocesanas etc.

Artículo 10. Integración en la Parroquia. La Cofradía, formada por un grupo de fieles de la parroquia, estará integrada en el Plan Pastoral de la Parroquia , participando en el Consejo pastoral, según indiquen sus Estatutos. El Presidente de la Cofradía y su Junta, a la que pertenece el Párroco-Consiliario, habrá de actuar en todo, en comunión con éste. El Cofrade Mayor informará asiduamente sobre la marcha de la Cofradía al Consiliario.

CAPÍTULO III: ESPIRITUALIDAD DE LA COFRADÍA.

Artículo 11. Vocación cristiana. Todo Cofrade debe sentirse llamado a vivir más plenamente las exigencias que emanan de la Fe en Cristo, selladas por el sacramento del Bautismo, por el que fuimos incorporados a la Iglesia. Han de concluir el proceso de la iniciación cristiana con los sacramentos de la Confirmación y la Eucaristía.

Ser cofrade debe significar un nuevo título o motivo por el que sentirse impulsado a la práctica fiel y constante de los deberes de un cristiano consciente y adulto, miembro vivo de la Iglesia.

Artículo 12. Compromisos espirituales de los Cofrades. Medios fundamentales de la espiritualidad de la Cofradía son el culto o celebración litúrgica en cuanto es demostración de la vivencia de Cristo en su Iglesia, renovando el misterio de nuestra salvación, sobre todo, en el sacrificio de la Eucaristía , en el que debemos actuar y participar consciente, activa y fructuosamente. Los cofrades celebrarán la Eucaristía dominical y festiva, como miembros activos de la comunidad parroquial. Buscarán la conversión permanente de sus vidas mediante la frecuente celebración del sacramento de la Reconciliación Penitencial. Mostrarán un especial respeto al nombre de Dios, de la Virgen María y los santos. Cuidarán su experiencia de encuentro con el Señor en la oración personal y comunitaria, así como la devoción a María y los santos.

En su modo de vida nada aparecerá como escandaloso, su comportamiento público será ejemplar.

La práctica o no de estos compromisos será motivo suficiente para la no admisión o exclusión de la Cofradía.

CAPITULO IV: ACTIVIDADES ESPECÍFICAS DE LA COFRADÍA.

Artículo 13. Actividades de culto público y procesiones . Los cofrades se comprometen a asistir -aparte de la participación dominical en la Eucaristía signo fehaciente de la acogida del sacramento que es fuente y culmen de nuestra vida cristiana- a las siguientes celebraciones religiosas corporativamente, como profesión pública de la fe nacida de la singular devoción a los misterios de Semana Santa:

a. El Día de la Cofradía se celebrará anualmente, cada Miércoles Santo, con Solemne Eucaristía y acompañamiento de la imagen del “Señor Preso” (Ecce Homo) en su desfile procesional.

b. Otros oficios y procesiones de la parroquia, en especial los propios de la celebración de la Semana Santa , siempre que así lo acuerde la Junta General.

c. En caso de actividades públicas no estatutarias se debe contar con la autorización eclesiástica correspondiente.

Los cofrades evitarán en las celebraciones y procesiones todo aquello que desdiga de su carácter de manifestación pública de la fe. La presidencia de las procesiones corresponde a la autoridad eclesiástica y al cofrade mayor que la organiza. Por razones de cortesía o de tradición, dentro de la normativa de la Iglesia , podrán ser invitadas las autoridades civiles.

Art. 14. Actividades de formación. La cofradía ha de organizar anualmente aquellas actividades formativas mediante charlas, cursillos, retiros, etc., que conduzcan, de acuerdo a sus fines, a una mejor formación de los cofrades o/y deberá igualmente invitar a los cofrades a participar en las actividades formativas que se organicen en o fuera de la parroquia. Para ello, los cofrades se comprometen a asistir a las reuniones de formación que se establezcan de acuerdo con el párroco-consiliario.

Art. 15. Actividades de apostolado. El apostolado, como testimonio de Jesucristo lo realizamos en todos los ámbitos donde desarrollamos nuestra vida cotidiana: familia, trabajo, relaciones sociales, todos los ámbitos públicos donde nos movemos. Por el compromiso apostólico los laicos participamos en la acción salvífica de Cristo y de su Iglesia, iluminando y transformando las realidades temporales desde los valores del evangelio. Cada Cofrade será, así, testimonio de Cristo en medio del mundo anunciándole con su palabra y su vida. Tendrá una sensibilidad preferente por la acción caritativa con los más pobres.

Art. 16. Actividades Fraternas: Se fomentará todo aquello que pueda favorecer el mejor conocimiento y la mutua amistad de los cofrades; convivencias, excursiones, etc., y en general todo lo que pueda ser signo y expresión de la fraternidad que debe reinar entre los miembros de la Cofradía.

CAPÍTULO V: LOS COFRADES MIEMBROS.

Artículo 17. Admisión y condiciones. Para ser miembro de pleno derecho, gozando de voz y voto, dentro de la Cofradía se requiere:

1. Estar bautizado y tener la mayoría de edad, es decir, 18 años cumplidos. Todo nuevo candidato debe venir presentado por uno o varios miembros de la Cofradía.

2. Haber solicitado la inscripción con no más de un año de antelación y no menos de dos meses, durante el cual será considerado aspirante. Para ello el solicitante debe dirigirse al Hermano/a Mayor, exponiendo los motivos que le animan a ingresar en la Cofradía , rellenando la respectiva solicitud, en la que hará constar nombre y apellidos, fecha de nacimiento, estado y profesión, domicilio y teléfono. El Hermano/a Mayor o aquel en quien delegue -en nombre de la Junta de Gobierno- le explicará, mediante un cursillo de formación, los fines de la Cofradía , le formará en el espíritu de la Cofradía , le informará de sus derechos y obligaciones, cuyo cumplimiento deberá prometer antes de ser admitido.

3. Haber sido admitido por la Junta de Gobierno con el parecer positivo -en todo caso- del Consiliario o Párroco. La Junta considerará el capítulo III sobre la Espiritualidad y los artículos 11 y 12 en orden a discernir la admisión del candidato. La admisión se le notificará por escrito al solicitante y será recibido oficialmente como nuevo miembro cofrade en una Asamblea General donde prometerá el cumplimiento de los Estatutos.

4. No estar impedido por el Derecho y no estar incurso en ninguno de los casos previstos en el canon 316 del Código de Derecho Canónico, y en las situaciones irregulares consignadas en la Exhortación Familiaris Consortio nn. 79-84.

Artículo 18. Libro de Registro de los Cofrades Habrá de llevarse un Libro de Registro de los Cofrades, haciendo constar nombre y apellidos, lugar y fecha de nacimiento, estado civil, domicilio, fecha de admisión y, en su caso, la fecha de baja con indicación de la causa.

Artículo 19. Deberes generales de los Cofrades . Todo cofrade, por el hecho de serlo, se compromete a:

a. Vivir cristianamente en su vida privada y pública, de acuerdo con el capítulo III: Espiritualidad, aceptando expresamente las leyes y normas de la Iglesia.

b. Asumir el más fiel y exacto cumplimiento de estos Estatutos.

c. Asistir y participar en los actos generales de la Cofradía colaborando con la misma: actos de culto, actividades indicadas en los Estatutos, Asambleas y otras que la Junta de Gobierno acuerde.

d. Cumplir los acuerdos de las Asambleas Generales y desempeñar con el mayor celo los cargos de responsabilidad que se le puedan confiar.

e. Abonar la cuota anual estipulada para el sostenimiento de la Cofradía , cuantía cuya modificación requerirá la aprobación de la Asamblea General. Igualmente, aquellas aportaciones extraordinarias que aprueben la Junta de Gobierno o la Asamblea General.

f. Guardar en los actos de culto y actividades la compostura adecuada, portar la correspondiente medalla o insignia en el lugar que se indique según el Reglamento de régimen interno

Artículo 20. Derechos generales de los Cofrades . Todo cofrade de pleno derecho podrá:

1. Asistir a la Asamblea General con voz y voto. Para ello será citado conforme a estos Estatutos.

2. Usar el distintivo y traje propio en los actos determinados en estos Estatutos.

3. Ser elector y elegible para desempeñar cargos directivos en la Junta Directiva o de Gobierno.

4. Disfrutar de todos los beneficios espirituales y materiales si los hubiere. En caso de necesidad manifiesta podrá solicitar ayuda para proveerse de los elementos propios de Cofrade (medalla, farol etc..). En su fallecimiento la Cofradía ofrecerá una misa en sufragio por su alma. Se celebrará una misa anual por todos los Cofrades fallecidos.

5. Disfrutar de aquellos otros derechos que dimanen del articulado de estos Estatutos, siempre que, en cada caso, reúna los requisitos exigidos.

Artículo 21. Sanciones del Cofrade . Quien estando legítimamente adscrito a la Cofradía , cayera en el caso del canon 316, 1 (rechazo público de la fe católica, apartamiento de la comunión eclesiástica, incurso en una excomunión) o en las situaciones irregulares señaladas en la Familiares Consortio (nn. 79-84), deben ser expulsados de la Cofradía previa amonestación (c. 316, 2), quedando a salvo el derecho a recurrir a la Autoridad Eclesiástica de la que se trata en el canon 312, 1.

Artículo 22. Baja o cese del Cofrade. Cuando un cofrade incumpla gravemente, con hechos probados, alguno de los deberes generales o los específicos del cargo, en su caso, después de ser oído y amonestado fraternalmente, según el canon 316, 2, por el Hermano Mayor, puede ser expulsado, temporal o definitivamente de la Cofradía , o separado de su cargo a juicio de la Junta Directiva , dentro de las prescripciones de estos Estatutos y del Derecho (c. 308).

El cofrade puede causar baja por solicitud voluntaria.

Para dar de baja por atraso de cuotas se requiere que la misma se prolongue durante un año, la amonestación de la Junta de Gobierno y la constancia de no tener motivo suficiente para ser dispensado de esta obligación.

Contra el acuerdo de separación cabrá recurso ante la Asamblea General.

La baja o cese hará que el cofrade pierda los derechos de propiedad de los objetos obtenidos o donados por/a la Cofradía , entrando a formar parte del inventario de la misma.

CAPÍTULO VI: ÓRGANOS DE GOBIERNO. Colegiales: Asamblea General. Junta de Gobierno. Personales: Consiliario o Director espiritual. Cofrade Mayor. Teniente-cofrade. Secretario. Tesorero. Vocales.

Artículo 23: LA ASAMBLEA GENERAL. La Asamblea General está compuesta por el conjunto de todos los hermanos/as, miembros de pleno derecho, siendo el máximo órgano decisorio de la Cofradía.

Artículo 24: Constitución. La Asamblea General , máximo órgano de gobierno de la Cofradía , se considera constituida como tal si cuenta con la asistencia de la mitad más uno de sus miembros cofrades de pleno derecho en primera convocatoria. En segunda convocatoria, media hora después, de al menos un 25 % de los cofrades.

Artículo 25: Periodicidad de las reuniones. La Asamblea General ha de ser convocada por escrito, al menos con 48 horas de antelación y con un orden del día, que especifique los asuntos a tratar.

a. Con carácter ordinario: una vez al año, quince días después de Semana Santa, el segundo sábado posterior al de Gloria de Resurrección, a las 19,30 horas.

b. Con carácter extraordinario:

•  Por convocatoria del Cofrade Mayor o de la Junta de Gobierno.

•  A petición del 25 % de los cofrades y en el plazo de 15 días a partir de su presentación por escrito ante la Junta de Gobierno. En este caso se requerirá un quórum del 80% de los firmantes.

•  En el supuesto de modificación de Estatutos, según derecho (c. 314). Por acuerdo de la Junta de Gobierno.

Artículo 26. Funciones de la Asamblea General : Son competencias de la misma:

a. Conocer los planes de actuación de la Cofradía , a propuesta de la Junta de Gobierno y hacer propuestas sobre ellos.

b. La elección del Cofrade Mayor y de la Junta de Gobierno, sin perjuicio de su confirmación por el Obispo como determina el c. 317, 1.

c. La aprobación del estado de cuentas, presupuestos y balances, que presente la Junta de Gobierno.

d. La aprobación o modificación de los Estatutos y del Reglamento de Régimen Interior, a propuesta de la Junta Directiva , según las normas del Derecho y sin perjuicio de la confirmación y aprobación posterior del Obispo Diocesano.

Artículo 27. Acuerdos de la Asamblea General. Supuesta la asistencia exigida en el Artículo 24, podrán tomarse acuerdos con el voto favorable de la mayoría absoluta (mitad más uno) de los presentes. Si después de dos escrutinios persistiera la igualdad de votos, el Presidente puede resolver el empate con su voto (c. 119, 2º). Cuando se trata de elecciones, tiene valor jurídico aquello que, hallándose presentes la mayoría de los que deben ser convocados, se aprueba por mayoría absoluta (mitad mas uno) de los presentes; después de dos escrutinios ineficaces, hágase la votación sobre los dos candidatos que hayan obtenido mayor número de votos, o si son más, sobre los dos de más edad; después del tercer escrutinio, si persiste el empate queda elegido el de más edad (c. 119, 1º).

En el supuesto de modificación de Estatutos, será necesario el voto favorable de los dos tercios.

Artículo 28. LA JUNTA DE GOBIERNO. Composición. La cofradía se regirá por una Junta de Gobierno que estará integrada por el Consiliario o Párroco, el/ la Cofrade Mayor , el/ la Teniente-cofrade , el Secretario/a, el/ la Tesorero /a, y cuatro vocales, de los cuales uno/a es censor/a de cuentas y otro/a vicesecretario/a. Todos con voz y voto, excepto el Consiliario que no tiene voto. Todos los cargos se han de ejercer de forma gratuita.

Las condiciones requeridas para formar parte de la Junta de Gobierno son las siguientes:

a. Residir en lugar donde le sea posible atender las obligaciones del cargo.

b. Tener la antigüedad mínima de dos años como cofrade de pleno derecho.

c. Gozar de la capacidad suficiente, con un adecuado nivel de formación religiosa y de vivencia cristiana.

d. No ejercer cargo de dirección en partido político (c. 317, 4). Tampoco podrá serlo quien ejerza cargos de autoridad o gestión administrativa pública a nivel local, provincial, autonómico o regional.

Artículo 29. Constitución y acuerdos. Se considerará válidamente constituida cuando esté presente la mitad más uno de los miembros con derecho a voto. Para la validez de sus acuerdos, será necesaria la mayoría absoluta de los votos de los presentes válidamente convocados, con tal de que haya quórum (c. 119, 2º)

Artículo 30. Funciones de la Junta de Gobierno. Pertenecen a la Junta de Gobierno las siguientes atribuciones:

•  Concretar los planes aprobados por la Asamblea General y programar las actividades de la Cofradía.

•  Programar los actos de culto, de formación doctrinal, obras de apostolado, de comunión fraterna y caridad, con el visto bueno del Consiliario o Director Espiritual.

•  Revisar la marcha general de la Cofradía , estudiando el modo de corregir posibles deficiencias, fomentando en todos los miembros espíritu de unión y la observancia de los Estatutos, y sugerir temas para la Asamblea General.

•  Resolver los recursos que se presenten por los Cofrades.

•  Convocar la Asamblea General.

•  Admitir o cesar –dado el caso y procediendo con la debida caridad, objetividad, discreción, guiados por las pautas que fijan estos Estatutos- a un miembro de la Cofradía.

•  Administrar los bienes de la Cofradía y presentar para su aprobación por la Asamblea General el estado de cuentas de la Cofradía.

•  Presentar los presupuestos y balance económico anual al Ecónomo Diocesano para su aprobación.

•  Imponer las sanciones correspondientes por incumplimiento de las normas.

•  La dirección y organización de todos los actos de la Cofradía

•  Velar por el cumplimiento de todo lo referente a las elecciones y, muy especialmente, porque los candidatos y electores reúnan las condiciones exigidas.

•  Al respecto y con tiempo suficiente confeccionará el censo de electores y lo dará a conocer para posibles reclamaciones, abriendo un plazo razonable para la presentación de candidatos, que deberán ser acreditados por la Junta.

•  Verificada la elección, la mesa electoral proclamará a los elegidos, que sólo serán tales cuando la Autoridad Eclesiástica haya confirmado la elección del Cofrade Mayor y demás miembros de la Junta. Al efecto, el Secretario/a la debe solicitar en el plazo máximo de ocho días, acompañando el acta electoral, con el visto bueno del Párroco o Consiliario.

•  Proponer a la Asamblea General la posible modificación de Estatutos.

Artículo 31. Tiempo de mandato. Los miembros de la Junta Directiva -excepto el Consiliario- serán elegidos por cuatro años, pudiendo ser reelegidos por un segundo mandato y en subsiguientes períodos de gobierno, no continuados, salvo por expresa autorización escrita del Obispo Diocesano.

Artículo 32. Periodicidad de sus reuniones. La junta de Gobierno se reunirá ordinariamente cada tres meses, y en sesión extraordinaria cuantas veces sea necesario, por petición de tres de sus miembros y/o por convocatoria, en cualquier caso, por el/ la Cofrade Mayor. Deberá ser convocada con, al menos 48 horas de antelación, por escrito y especificando los asuntos a tratar.

Artículo 33. CONSILIARIO o DIRECTOR ESPIRITUAL . Normalmente será el párroco de EL Dulce nombre de Jesús, La Guancha , salvo que el Ordinario provea de otro modo (C. 317, 1). Maestro y pastor ha de acompañar la vida espiritual y el espíritu apostólico de los cofrades, promoviendo la comunión en la Cofradía , con la parroquia a la que pertenece y con la Iglesia en general. Son atribuciones suyas:

•  Ostentar la representación y autoridad moral suprema de la Cofradía.

•  Se necesitará su visto bueno en todo lo referente a los actos de culto y a la doctrina, debiendo ser escuchado en lo concerniente a obras de apostolado y caridad.

•  Asistirá, salvo imposibilidad, a todas las reuniones de la Junta de Gobierno con voz, pero sin voto.

•  Estará presente en la Asamblea General , ordinaria o extraordinaria, con voz pero sin voto.

Artículo 34. EL/ LA COFRADE MAYOR O PRESIDENTE. Elecciones. Salvo el/la primer/a Cofrade Mayor, tras la aprobación de estos Estatutos, para acceder al cargo será requisito indispensable llevar más de cinco años como miembro de la Cofradía y que reúna unas cualidades de prudencia, vida moral y cristiana, práctica religiosa y estar en plena comunión con la iglesia católica.

Se procederá para su elección así:

1. La Junta Directiva propondrá a la Asamblea General las candidaturas que se presenten integradas cada una por un/a Cofrade Mayor, el/ la Teniente-cofrade , el Secretario/a, el/ la Tesorero /a, y cuatro vocales, escogidos entre los cofrades elegibles.
2. La elección, que se hará con voto secreto, será válida si, cumplido los artículos 17 y 27.
3. En caso de no presentarse ningún candidato a Cofrade Mayor o Presidente/a, pasará a votación el cofrade más antiguo, y sucesivamente por orden de antigüedad los restantes, hasta que alguno obtenga la mayoría de votos, en todo caso con su propio consentimiento.
4. En caso de que la elección del/ la Cofrade Mayor fuese según el artículo anterior, él mismo podrá elegir su junta de Gobierno en ese momento, siendo presentada a la Asamblea General para su ratificación.
5. La Junta de Gobierno velará por el cumplimiento de todas las disposiciones referentes a las elecciones y muy especialmente porque los candidatos y electores reúnan las condiciones exigidas.
6. Sesenta días antes de la Asamblea General obligatoria, la Junta de Gobierno confeccionará el censo de electores y lo dará a conocer para posibles reclamaciones. Los candidatos han de presentar sus candidaturas anta la Junta de Gobierno, la quincena anterior a la Asamblea General obligatoria.

Artículo 35. Confirmación y toma de posesión . Cuando se produzca la elección, la mesa electoral proclamará a los elegidos, pero la elección no surtirá efecto hasta que la autoridad eclesiástica haya confirmado la elección del/la cofrade mayor (c. 317. 1) y de su Junta Directiva. El/ la Secretario /a debe solicitar la confirmación de la Junta elegida, con el visto bueno del Consiliario, en el plazo máximo de ocho días, acompañando el acta de la elección. El Cofrade ha de realizar juramento

Artículo 36. Funciones del/ la Cofrade Mayor :

  1. Ostentar la representación oficial de la Cofradía a todos los efectos.
  2. Cuidar el estricto cumplimiento de los fines de la Cofradía y de estos Estatutos.
  3. Animar a todos, especialmente quienes integran la Junta Directiva , al fiel cumplimiento de sus compromisos. Cuando resuelva casos urgentes de su competencia dará cuenta inmediata a la Junta Directiva.
  4. Convocar, moderar y presidir las reuniones de la Asamblea General y de la Junta de Gobierno.
  5. Velar por el cumplimiento de todo tipo de acuerdos tomados.
  6. Preocuparse especialmente de la formación integral humana y cristiana (c. 329; cf. c. 217) de los cofrades;
  7. La coordinación de la Cofradía con las otras realidades de la Parroquia y con la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías.
  8. Cuidar debidamente la correcta administración de los bienes de la Cofradía (c. 1279).
  9. Autorizar con su firma los escritos de la Cofradía y la disposición de fondos estimada conveniente por la Junta Directiva para la ejecución de los presupuestos.
  10. Rendir cuentas todos los años a la Autoridad eclesiástica.
  11. Remover de los cargos directivos, previa notificación a la Junta Directiva , al miembro o miembros que, por su actitud negativa, considere oportuno, designando interinamente a quien ha de suplirle hasta las elecciones próximas.
  12. Decidir con su voto en caso de empate y en la toma de decisiones, salvo en caso de elecciones.
  13. Colaborar con el Consiliario para el cumplimiento de las tareas del mismo y advirtiéndole de las deficiencias de la Cofradía.
  14. En las procesiones y actos de culto, estar permanentemente en contacto con el respectivo vocal encargado, para que se desarrollen ordenada y correctamente.

Artículo 37. EL/ LA TENIENTE COFRADE. Funciones. Las funciones del mismo son:

  1. Sustituir al/ la Cofrade Mayor en los casos de enfermedad, necesidad o ausencia.
  2. Ayudar al/ la Cofrade Mayor en el desempeño de sus funciones ordinarias.
  3. Otras que le delegue el/ la Cofrade Mayor.

Artículo 38. EL/ LA SECRETARIO /A. Funciones . Son funciones del Secretario/a las siguientes:

•  Levantar las actas de las reuniones y hacer las comunicaciones pertinentes. Convocatorias que ordene el Hermano/a Mayor, despachar correspondencia, custodiar la documentación de la Cofradía.

•  Llevar al dia el Libro de Registro de Cofrades, en el que constará la fecha de altas y bajas.

•  Redactar la Memoria anual que ha de leer en la Asamblea General.

•  Informar a la Asamblea General y a la Junta de Gobierno acerca de la legalidad de los acuerdos a tomar.

•  Certificar cualquier acuerdo que se adopte.

•  Solicitar del Ordinario la confirmación de la elección del Hermano/a Mayor y de su Junta directiva, y enviar el acta de su toma de posesión.

Artículo 39. EL/ LA TESORERO /A. Funciones. Son funciones del mismo las siguientes:

  1. Rendir cuentas de su gestión a la Junta de Gobierno cada vez que esta lo requiera y, anualmente, a la Asamblea General.
  2. Elaborar los presupuestos y balances anuales que la Junta Directiva presentará para la supervisión por la Administración Diocesana
  3. Realizar los gastos ordinarios por sí mismo/a; y los extraordinarios con el visto bueno del Cofrade Mayor.
  4. Llevar los libros de contabilidad, con los ingresos y egresos debidamente actualizados.
  5. Extender los correspondientes recibos de cuotas.
  6. Pedir la autorización de la Junta de Gobierno para todos los gastos extraordinarios.

Artículo 40. VOCALES. Habrá cuatro vocales, de los cuales uno/a es censor/a de cuentas y otro/a vicesecretario/a. El/ la Censor /a de cuentas colabora con el/la tesorero/a y supervisa junto con el/la mismo/a las cuentas antes de ser presentadas a la Junta de Gobierno o Asamblea General. El Vicesecretario/a colabora con el/ la Secretario /a en las labores propias del cargo.

Los otros dos vocales al ser componentes de la Junta de Gobierno sin función específica, auxiliarán a los cargos: sustituir por orden al/ la Secretario /a, Tesorero/a, cuando estos/as no puedan concurrir a las sesiones o actos, con todas las atribuciones de éstos/as. Organizar cultos o cooperar con el Director espiritual o Consiliario en la organización de los mismos, elaboración de cartas, confección de programas, etc.

Artículo 41. La Junta de Gobierno podrá encargar a otros cofrades el desempeño de algún oficio, sin pertenecer por ello a la Junta.

CAPÍTULO VII. DE LOS BIENES Y SU ADMINISTRACIÓN.

Artículo 42. Fuentes de ingresos. Recursos. Esta Cofradía para llevar a cabo los objetivos propuestos, está facultada para utilizar los siguientes recursos:

  1. El cobro de cuotas a los Cofrades.
  2. La aceptación de donativos, legados y herencias.
  3. Las rentas del propio patrimonio de la Cofradía.
  4. Cualquier otro recurso permitido en Derecho.

La aceptación de donaciones, legados y herencias, que lleven parejo el cumplimiento de alguna carga o condición, requiere autorización expresa del Obispo de la Diócesis (c. 1304).

Artículo 43. Presupuestos y balances. La Junta de Gobierno administrará legítimamente los bienes de la Cofradía , a tenor de las normas emanadas de la Autoridad Diocesana (cc. 319 y 1276). Se consideran actos de administración ordinaria los referidos a la ejecución del presupuesto de gastos ordinarios, debidamente aprobados.

Artículo 44. La Junta de Gobierno confeccionará actualmente el presupuesto ordinario de Ingresos y Gastos que deberá ser aprobado por la Asamblea General (c. 1284, 3), la cual aprobará igualmente los presupuestos extraordinarios y los balances de situación y gestión. Presupuesto y balance anual habrán de ser supervisados anualmente por el Ecónomo Diocesano y aprobadas por el Ordinario (c. 319, 1). El/ La Cofrade Mayor ordenará igualmente dar a las cuentas suficiente publicidad para conocimiento de todos (c. 1287, 2).

Artículo 45. El presupuesto ordinario de gastos no podrá rebasar la cantidad máxima establecida por la autoridad eclesiástica (9000 Euros), sin permiso de la misma. Los presupuestos extraordinarios, cuando excedan de la cantidad máxima establecida (3000 Euros), requieren la misma autorización.

Artículo 46. El presupuesto ordinario de gastos será tal, que el posible déficit resultante pueda ser cubierto en el tiempo que dure el mandato de la Junta de Gobierno que lo contrae. Los presupuestos extraordinarios que no puedan liquidarse durante el referido mandato, precisan especial licencia de la autoridad eclesiástica.

Artículo 47. La Junta debe responder de todas las obligaciones fiscales de la cofradía. En caso de actividades que generen beneficios, se solicitará el código de identificación fiscal, a efectos del pago de impuestos.

Artículo 48. En los contratos de arrendamientos de un bien rústico o urbano, además de cumplir la legislación civil (c. 1.290), deberá ser consultado el Ordinario.

Artículo 49. Sin licencia escrita del Ordinario ningún administrador puede incoar un litigio o contestar a la demanda del Juez Civil (c. 1.288).

Artículo 50. Actos de disposición. La enajenación. En toda enajenación, salvo que el bien tenga poco valor, se requiere previamente una tasación escrita, hecha por peritos (c. 1293, 1, 2), no debiendo enajenarse por un valor inferior a tal tasación (c. 1294, 1). La enajenación de un bien, además de requerir causas justas, si la tasación supera la cantidad de 3000 Euros, requiere licencia del Obispo. Igualmente si se tratase de un bien precioso por su valor histórico-artístico, para la validez de la enajenación, se requiere también licencia de la Santa Sede (cc. 639, 3 y 1292, 2).

Artículo 51. Otras obligaciones. La Cofradía contribuirá al sostenimiento de la Economía Diocesana (Fondo Común Diocesano) con una cuota anual del 8 % sobre el total del capítulo de ingresos anuales, sin contar el superavit de años anteriores, ni subvenciones específicas si las hubiere (Normas de Cooperación de los fieles para el sostenimiento de la Iglesia. Boletín Oficial Obispado Tenerife. (nn. 11-12 Nbre-dbre 2006). Colaborará con la parroquia con una cuota del 5% sobre los ingresos netos anuales, como aportación corresponsable a la comunidad a la que pertenece.

Artículo 52. Inventario. El Tesorero-Administrador de la Cofradía , al tomar posesión de sus cargo, actualizará y confeccionará un inventario exacto y detallado de cuantos bienes muebles inmuebles y preciosos, posea la Cofradía (c. 1283, 2. 3). El/ La Cofrade Mayor lo firmará y ordenará enviar una copia a la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías.

Es también de su competencia el mantener actualizada la documentación suficiente sobre la titulación de los bienes (c. 1.284, 2, 9). Los fondos deben estar depositados en entidades bancarias y para su disposición ser requerida la firma de, al menos, dos personas.

CAPÍTULO VIII: EXTINCIÓN Y SUPRESIÓN DE LA COFRADÍA.

Artículo 53. La Cofradía , por su condición de persona jurídica, es perpetua. Sin embargo, se extingue si es legítimamente suprimida por la autoridad competente (c. 320) o si cesa su actividad por espacio de cien años (c. 120). Caso de que esto ocurriese, los bienes de la Cofradía pasarán a la Parroquia del Dulce Nombre de Jesús de La Guancha.

DISPOSICIÓN FINAL

La Cofradía queda sometida en todo a cuanto se dispone en estos Estatutos, a la Autoridad Diocesana y a cuanto está legislado según Derecho o se legisle en lo sucesivo. Entrarán en vigor en la fecha en que sean aprobados oficialmente por el Ordinario Diocesano.

 

VOLVER

 
© Parroquias: El Dulce Nombre de Jesús. La Guancha y San José. San Juan de la Rambla. Tenerife (Canarias). 2003