FIESTAS

FIESTAS DE SAN ANTONIO DE PADUA EN EL PINALETE, LA GUANCHA

La fiesta y devoción a San Antonio de padua en el barrio más pintoresco de La Guancha proviene de una promesa hecha por el Marqués de Celada de construir ermita dedicada a su nombre por alumbramiento de agua en la galeria del Pinalete.
La capilla u oratorio público se inaugura el 16 de Julio de 1.961. Desde el año siguiente los vecinos del barrio vienen celebrando en el mes de Junio la fiesta de San Antonio produciéndose con el paso del tiempo la fusión entre el lugar y el santo. Hoy día se da al lugar el nombre de San Antonio del Pinalete.

En este año de 2012 se cumplen cincuenta y uno años de la bendición de la capilla. Los actos religiosos para celebrar dicho acontecimiento son los siguientes:

13 Miércoles .- Misa de la fiesta litúrgica del santo. ……………… 7,30 de la tarde

14 Jueves .- Misa. Ofrenda de los niños del barrio . ………………… 7,30 de la tarde

17 Domingo Misa Solemne del cincuenta aniversario y procesión 7,00 de la tarde

Al finalizar la misa se bendecirá el pan


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2012

Estimados feligreses

Vuelven las fiestas de San Antonio de Padua en el barrio de El Pinalete de nuestro municipio de La Guancha. Han sido ya muchos años acercándonos a su ermita erigida por promesa del Marqués de Celada sobre la boca de la galería, de nombre también “El Pinalete” , entre pinos, hierbas, flores y pájaros. El pasado año celebrábamos con satisfacción y alegría el 50 aniversario de su bendición.

¡Qué lugar más apropiado para el silencio y la oración! No sé si el oferente fue consciente o la divina providencia así lo dispuso, pero ¿no nos recuerda este lugar al que San Antonio, consumido por el esfuerzo y la enfermedad se retiró? ¿No nos recuerda al eremitorio de Camposampiero? Había allí un espeso bosque y en él un nogal gigantesco con un ramaje tupido en forma de corona. El Santo, movido por divina inspiración, pidió por caridad que se le construyera una celdita entre la enramada del árbol, como lugar apartado y apto para la meditación. Él, al final, dedica su vida a aquello que había sido el objeto de toda su predicación: Sólo un alma que reza puede realizar progresos en la vida espiritual. Había hablado de la oración como de una relación de amor, que empuja al hombre a conversar dulcemente con el Señor. Había recordado que la oración necesita una atmósfera de silencio que no coincide solo con el alejamiento del ruido externo, sino que es experiencia interior, que mira a quitar las distracciones provocadas por las preocupaciones del cuerpo. Allí, al final de su vida, permanece retirado del mundo y en diálogo amoroso con el Señor.

Las fiestas del barrio nos dan la oportunidad de llegar de nuevo a ese lugar silencioso, recogido, y contemplar la imagen del santo de Padua, con el lirio y el Niño Jesús en sus manos, iluminándonos con su suave sonrisa e invitándonos a la conversación sincera con el Señor.

Felicitamos a los vecinos del Pinalete por hacer fiesta, venerar a uno de los santos más populares de la Iglesia Católica y contar con el siempre pronto y potente intercesor.

Sebastián García Martín
Párroco


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2011

CINCUENTA AÑOS DE VENERACIÓN A SAN ANTONIO DE PADUA

El 16 de Julio de 1961, el Rvdo. D. Nicolás Soriano Benítez de Lugo, nieto del Marqués de Celada, delegado por el párroco a tenor de la licencia dada por el Vicario General de la Diócesis D. Matías Batista Díaz, bendecía el oratorio público dedicado a San Antonio de Padua, que había sido construido por la Comunidad de Aguas en la boca de la galería del lugar conocido por el Pinalete en el municipio de La Guancha. Dieron fe de este acto el párroco de la Fuente de la Guancha D. Antonio Pérez García, el alcalde D. Antonio Reyes González y el concejal D. Juan Pérez y Pérez. Las crónicas y el testimonio de los que fueron testigos, y que aún están entre nosotros, nos hablan del entusiasmo, del regocijo y del júbilo que tal acontecimiento comportó.  

2011 nos invita, después de pasados cincuenta años, a unirnos al estado de ánimo, a la satisfacción, al gozo y a la dicha de aquel momento. La presencia de la esta capilla en uno de los lugares más pintorescos del municipio de La Guancha no ha sido indiferente para los vecinos y para los visitantes. El barrio ha ido desarrollando su identidad en torno al Santo de Padua y sus fiestas patronales. Durante todos estos años la ermita ha sido lugar de encuentro con Dios a través de la veneración de San Antonio.

El Santo de los Milagros nos ha recordado la existencia de Dios, no de un Dios distante, sino de un Dios personal, con el que podemos y debemos mantener relaciones personales y filiales. Nos ha explicado que en la Eucaristía está el verdadero cuerpo, sangre y alma de Nuestro Señor Jesucristo, tan real y perfecto como está en el Cielo. Nos ha hablado de la caridad como expresión del seguimiento de Jesús. Nos ha recordado la existencia del infierno y del purgatorio. Nos ha mostrado la importancia del Papa y su misión como Vicario de Cristo en la tierra. Y, sobre todo, nos ha invitado al silencio y a la oración. 

El cincuenta aniversario es motivo de gozo y de alegría. Pero también es motivo para hacer balance, para renovar fuerzas y potenciar todo lo bueno hecho hasta ahora. Es también motivo para dar gracias en primer lugar a Dios y pedirle que siga haciendo de nuestra ermita un lugar donde el ejemplo de la vida de San Antonio de Padua nos lleve a él. En segundo lugar para tener un recuerdo agradecido de todos aquellos que hicieron realidad la promesa del Marqués de Celada de erigir capilla en acción de gracias ante el alumbramiento de la Galería y de todos los que año tras año han ido cogiendo el testigo de la organización de las fiestas.

Participemos por tanto con gozo espiritual en todos los actos que para este cincuentenario se han preparado, y sigamos viviendo la Fe tras las huellas del Señor Resucitado y de la mano de San Antonio.

Sebastián García Martín
Párroco


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2010

Estimados feligreses

Ordinariamente las fiestas conmemoran y actualizan un acontecimiento del pasado. El alumbramiento de la galería “El Pinalete” unido a la promesa del Marqués de Celada de erigir capilla en acción de gracias a San Antonio de Padua era el hecho que al llegar Junio dirigía nuestros pasos hacia el barrio más pintoresco del municipio de La Guancha. La salida del agua junto a una promesa dio origen a unas fiestas cuyo cincuenta aniversario celebraremos para el próximo año. Pero ahora no es la galería ni sus aguas, que últimamente han sufrido una merma casi total, sino es el Santo de los Milagros en un oratorio conmemorativo el que, a través de unos actos religiosos y profanos, centra la atención de los vecinos que han ido asentándose en ese lugar y que claman por un templo que pueda cobijarlos de las inclemencias del tiempo ante la insuficiencia del actual. Y no por ello dejan de seguir celebrando un acontecimiento. La Iglesia celebra la victoria de un cristiano, que se ha destacado en el seguimiento de Cristo, el mismo día de su muerte, es decir, cuando pasa de este mundo a la gloria celestial.

Los vecinos del Pinalete hacen fiesta para celebrar que Antonio de Padua entró en el gozo de su Señor el 13 de Junio de 1231. Celebran también el acontecimiento de una vida totalmente entregada a Dios. En este mundo nuestro se mantuvo fiel a Jesucristo en medio de las debilidades humanas y las dificultades propias de la época en que vivió.

Antonio de Padua, llamado así por la dilatada residencia que hizo en esta ciudad, dichosa también y rica, porque posee el precioso tesoro de su santo cuerpo, nació en Lisboa, capital de Portugal, el año de 1195, y en el bautismo se le puso el nombre de Fernando. Fueron sus padres Martin de Bulloens y Maria y dieron a su hijo una educación digna de su piedad manifestada desde su más tierna edad. A los quince años pidió ser admitido en el monasterio de San Vicente en Lisboa. De ahí marchó al monastierio de Santa Cruz en Coimbra donde adquirió aquel grado de santidad y ciencia con las que después había de asombrar al mundo. Finalmente tomó el hábito franciscano. Su ideal era el martirio y de hecho se dirige a África a morir por Cristo pero la Divina Providencia lo encamina al Norte de Italia dedicando lo que le queda de su vida a la predicación. Predicó en todas las provincias de Italia. De Italia a las Galias. Reprendía con energía los vicios. Anunciaba el Evangelio a los grandes y pequeños, a los ricos y a los pobres, a los señores y a los vasallos. No cesó de predicar que se acabaran los odios, las enemistades y libertinajes. Pero sin duda la razón principal de su popularidad es su fama de taumaturgo. Aunque se le atribuyen algunos milagros en vida, fue a raiz de su muerte que se cuentan por miles las gracias obtenidas por su intercesión.

Felicitamos a los vecinos del Pinalete porque tienen como patrono a uno de esos santos que, junto al respeto que se le profesa, inspira una dulce confianza y familiaridad captando las simpatías de cuantos en su honor celebran sus fiestas. Les invitamos una vez más a implorar su intercesión en estas Fiestas 2010 y a imitar una vida totalmente dedicada a la causa de Jesús.

Sebastián García Martín
Párroco



FIESTAS DE SANTA ROSALÍA EN LAS ROSAS, PARROQUIA DE SAN JOSÉ

ACTOS RELIGIOSOS 2012

DÍA 2 DE SEPTIEMBRE: Santa Misa ...................................................7,00 de la tarde

DÍA 2 DE SEPTIEMBRE: Procesión ....................................................8,00 de la tarde

DÍA 4 DE SEPTIEMBRE: Misa en el día litúrtugico de Santa Rosalía.......7,00 de la tarde

 

Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2012

Estimados feligreses

Estas fiestas del año 2012 en el barrio de Las Rosas serán, por mi traslado a la parroquia de Santa Úrsula, las últimas que presida en honor de Santa Rosalía. Han sido muchos años entre vosotros. He sido testigo de vuestros deseos por tener un lugar de culto y luego de vuestra preocupación, esfuerzo, trabajo e ilusión por verlo concluido. Gracias al tesón y perseverancia de una Comisión encabezada por Don Manuel Rodríguez González, el 26 de Enero de 1986 el Vicario General de la diócesis el Iltmo. Sr. Don Mauricio González y González bendecía la ermita y la imagen de la santa de Palermo. Después vendría el retablo donado por Doña María Álvarez Reyes; luego la imagen de San Vicente Mártir, donado por el matrimonio Don Manuel y Doña Tomasa; y las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y el Sagrado Corazón de María, fruto de los donativos y la devoción de los vecinos. En 1998 sería colocada la imagen de Cristo Crucificado en madera tallada de abedul, financiada por la Comisión de Fiestas 1997 y por recaudación hecha entre los vecinos por Doña Dorotea Rodríguez, a la que se le debe también la mesa de altar y la dotación litúrgica de la ermita. Digna de mención fue la bendición de la bandera de Santa Rosalía y las obras de restauración de la ermita a iniciativa y financiación de la Comisión 2007. En general todas las comisiones de fiestas de estos veintiséis años se han preocupado por la pintura o arreglo de algún desperfecto en la ermita. No puedo olvidar los muchos detalles debidos a los desvelos de Doña Isabel Rodríguez.

Sin duda alguna la presencia de la ermita en el barrio ha colaborado al desarrollo de su identidad. La ermita ha sido lugar de encuentro con Dios en la misa dominical y en las celebraciones de la Santa penitente, de San Vicente Mártir y del Sagrado Corazón de Jesús. El pasado año celebrábamos solemnemente el veinticinco aniversario de su bendición y de su dedicación en nuestro barrio de Las Rosas. Nuestra ermita es un lugar más del mundo donde se ha difundido el culto a la Santa como protectora contra enfermedades infecciosas, la peste, y para recibir auxilio y protección en momentos difíciles, así como para encontrar fuerzas cuando se necesita superar dificultades.

Santa Rosalía nos recuerda que la santidad está a nuestro alcance. Que no es algo imposible. Todos nosotros somos como pequeñas semillas, pero de nuestra limitación Dios puede hacer surgir maravillosos portentos de bondad y amor. La santidad es obra gratuita del Creador todopoderoso cuando encuentra en la criatura humana correspondencia fiel y humilde.

Quisiera por este medio dejar constancia de mi gratitud a todas las personas que han dado su tiempo, su trabajo, su dinero para lograr un lugar digno donde reunirse comunitariamente para la oración y sobre todo para la misa dominical. Y como he dicho en otra ocasión quiero también ratificar mi alabanza a “la grandeza de corazón y la generosidad de todos aquellos que viven en este barrio de Las Rosas, hombres y mujeres buenos, que se han sacrificado y se siguen sacrificando para que todos los años la Santa de Palermo sea honrada e imitada”.

Invito a ayudar a la Comisión de Fiestas 2012 y a participar en los actos tanto religiosos como profanos que han preparado.

Sebastián García Martín

Párroco


VEINTICINCO ANIVERSARIO DE LA BENDICIÓN DE LA ERMITA DE SANTA ROSALÍA
FIESTAS 2011

Hace veinticinco años era bendecida por el Ilmo. Sr. Vicario General de la diócesis Don Mauricio González y González la Ermita dedicada a Santa Rosalía en Las Rosas en el municipio de San Juan de la Rambla. La lejanía del barrio hizo que los feligreses pensaran en la construcción de una ermita donde reunirse para la Eucaristía dominical y así salvar la distancia hasta el templo parroquial. El hecho de que algunos párrocos hubieran empezado a celebrar la Santa Misa en salones particulares y la sugerencia del entonces párroco Don Octavio Hernández García de dedicarla a la Santa de Palermo agudizaron el deseo de tener un templo. Sería Don Manuel Rodríguez González, siendo párroco Don Sebastián García Martín, el que por el año 1983 recogiera tales deseos, nombrara comisión Pro Construcción y se pusiera al frente de la obra. En el Acta levantada el 26 de Enero de 1986, día de la inauguración y bendición de la ermita, el actual párroco de San José entre otras cosas escribió : “La obra se construye en solar cedido por el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla a la Asociación de Vecinos de Las Rosas para que hagan ermita, local social y plaza. Tiene superficie de cien metros cuadrados. Posee sacristía de seis metros cuadrados con ventana y puerta hacia patio con derecho a grifo de agua y cuarto de baño. Su presupuesto fue de cuatro millones y medio que fueron sufragados por la Comisión "pro edificación de la Ermita ", por la parroquia de San José y por una ayuda de cien mil pesetas que concedió la Comisión Diocesana de Economía. La Ermita posee una imagen de Santa Rosalía fabricada por BELLOSO (Valencia), de costo 110.000 Ptas., altar, manteles, candelabros, crucifijo y ornamentos para la Celebración de la Santa Misa. Fueron donados por la parroquia de la Guancha ocho bancos para sentarse los fieles. Además posee campana valorada en 40.000 Ptas.”

Han pasado veinticinco años. Fuimos testigos de la satisfacción y gozo que la inauguración supuso y hemos sido testigos también durante estos veinticinco años que la presencia de la ermita no ha sido indiferente para los vecinos que domingo tras domingo han sido fieles a la Misa Dominical. El barrio ha ido desarrollando su identidad en torno a la ermita y sus fiestas patronales. La ermita ha sido lugar de encuentro con Dios a través de la veneración de la Santa penitente.

A lo largo de estos años la Santa nos ha recordado que el silencio y la soledad son la clave del diálogo secreto y regenerador con uno mismo y con Dios. El silencio es una disposición del espíritu que nos posibilita escuchar la voz de Dios, nuestra propia voz interior y a los demás. La Santa nos ha hablado de la oración. Sin la oración, nuestra fe y nuestro amor morirán. Nos ha hablado de la Comunión. Los ángeles le traían la Eucaristía. Comulgar es el acto más sublime que podemos hacer en la vida, pues es recibir a Dios en nuestro corazón, como decía San Cirilo de Jerusalén, no debemos ver "en el pan y en el vino meros y naturales elementos, porque el Señor ha dicho expresamente que son su Cuerpo y su Sangre: la fe, afirma él, te lo asegura, aunque los sentidos te sugieran otra cosa”.

El veinticinco aniversario es motivo de gozo y alegría. Nos invita a dar gracias a Dios y pedirle que siga haciendo de nuestra ermita lugar donde el ejemplo de santa Rosalía nos lleve a Él. El veinticinco aniversario también nos invita a tener un recuerdo agradecido a todos los que hicieron posible su construcción.

Quiero hacer mención a la grandeza de corazón y la generosidad de todos aquellos que viven en este barrio de Las Rosas, hombres y mujeres buenos, que se han sacrificado y se siguen sacrificando para que todos los años la Santa de Palermo sea honrada e imitada.

Este año de 2011 tendremos un triduo preparatorio los días 31 de Agosto, 1 y 2 de Septiembre. Participemos con gozo espiritual en todos los actos que para la celebración de este VEINTICINCO ANIVERSARIO se han preparado.

Sebastián García Martín
Párroco-Arcipreste


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2010

SANTA ROSALÍA Y LA ORACIÓN
FIESTAS 2010

Estimados feligreses

La persona humana ciertamente tiene que trabajar, empeñarse en las ocupaciones domésticas y profesionales, pero tiene necesidad ante todo de Dios, que es luz interior de Amor y de Verdad. Sin amor, incluso las actividades más importantes pierden su valor, y no dan alegría. Sin un significado profundo, todo nuestro actuar se reduce a activismo estéril y desordenado. Y, ¿quién nos da el Amor y la Verdad, sino es Jesucristo?

He aquí que al empezar Septiembre nuestra mirada se dirige hacia la Ermita de Santa Rosalía en Las Rosas, barrio de nuestro municipio de San Juan de la Rambla donde se venera la Santa de Palermo, que por amor a Jesucristo decidió llevar una vida de eremita. Cada año, la celebración de las fiestas de Santa Rosalía nos ofrece la oportunidad de destacar algún aspecto de su vida, centrada en el seguimiento de Cristo y en la alegría de la fe. Ella con su hábito de penitente y el crucifijo nos habla del amor a Jesucristo y de la importancia de la oración que da sentido a todo nuestro actuar.

La oración es esencial para nuestra vida. Porque cuando uno deja de rezar la vida se complica, se torna más pesada; se hace más oscura.

La oración es respuesta a Dios, porque el que tiene la iniciativa es Dios: Él nos habla y nosotros lo escuchamos; Él pone las condiciones y nosotros las asumimos o las rechazamos.

La oración es saber que Dios está cerca, frente a nosotros, al lado de nosotros y en nosotros. Es un permanente diálogo, suscitado por la confianza. Porque uno tiene confianza le habla, le agradece, le pide, lo trata cercanamente, con mucho respeto.

La oración es verdadera cuando uno la une a la vida y la vida es lo que es, es lo que hay que hacer, es lo que Dios nos pide. Es falsa cuando se la disocia de la vida, cuando uno quiere convencer a Dios, cuando quiere engañar a Dios, cuando uno se engaña a sí mismo. La vida y la oración no van separadas. Al contrario: la vida se expresa en la oración y la oración asume todo lo de nuestra vida.

Pidamos al Señor, por intercesión de nuestra Santa, que todos los vecinos de nuestro barrio nos demos cuenta de la importancia de la oración en nuestras vidas.

Mis felicitaciones y agradecimiento a los miembros de la Comisión 2010 por su generosidad, sacrificio y responsabilidad al ponerse al frente de la organización de los actos de la fiesta.

Sebastián García Martín
Párroco-Arcipreste


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2009

SANTA ROSALÍA Y LA ESCUELA DEL SILENCIO
FIESTAS 2009

Estimados feligreses

El primer domingo de Septiembre nos convoca a celebrar las Fiestas de Santa Rosalía en el Barrio de las Rosas de San Juan de la Rambla. Volvemos a encontrarnos con la mujer que nos invita a la escuela del silencio. ¡Cuánto se puede aprender en esta escuela! Sin embargo cuantas faltas de asistencia y no porque las clases sean de mala calidad o los profesores no cumplan con el horario lectivo sino porque el ruido y el bullicio de la vida moderna van acaparando los pocos espacios que aún nos quedan sin dejar lugar para el recogimiento y la vida interior.

La Santa de Palermo nos invita a recuperar esa dimensión tan importante para nosotros como es el silencio. Silencio que no consiste en quedarse callado. Ni es una actitud pasiva. Ni un comportamiento exterior, pasajero y momentáneo. El silencio es una disposición del espíritu que nos posibilita escuchar la voz de Dios, nuestra propia voz interior, a los demás, así como el lenguaje de la creación. El silencio nos dispone para el encuentro con Dios en la oración personal y comunitaria, así como en las actividades ordinarias de cada día, mediante una actitud oyente. El silencio nos permite escuchar a Aquel que incansablemente toca a la puerta de nuestro corazón, esperando que alguien le abra (Ap 3, 20). En el silencio, el ser humano encuentra también un marco eficaz para redescubrirse a sí mismo y el sentido de su existencia. El silencio aparece como un medio excelente para recuperar el recto dominio personal, el equilibrio, la paz y la armonía interior.

Santa Rosalía, dócil al Espíritu Santo, optó en su vida por el silencio, sin embargo en su silencio no ha dejado de hablarnos de Dios durante siglos con su hábito de ermitaña, su corona de rosas, el crucifijo y la calavera. Ella sin decir palabra alguna actúa, construye, convierte y es lazo entre Dios y nosotros.

Todos los años al llegar Septiembre Santa Rosalía nos recuerda a los fieles de Las Rosas cuán importante es acudir cada día a la escuela del silencio.

Felicito a Don Manuel Rodríguez González que ha tomado una vez más la responsabilidad de la organización de las Fiestas. No olvidamos que hace más de veinticinco años fue uno de los impulsores principales en la construcción de la Ermita y que como Presidente de la Comisión “Pro Construcción” coordinó las ayudas económicas y personales, los pagos y el trabajo.

Colaboraremos con él y con su equipo en estas Fiestas Patronales de 2009 a través de la aportación económica, el trabajo personal y sobre todo con nuestra presencia en los actos tanto religiosos como profanos.

Sebastián García Martín
Párroco-Arcipreste


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2008

SANTA ROSALÍA 2008

Afirmó el Papa Benedicto XVI en la audiencia del día 20 de Agosto de este año que "Día tras día la Iglesia nos ofrece la posibilidad de caminar en compañía de los santos. Escribía Hans Urs von Balthasa, que los santos constituyen el comentario más importante del Evangelio, su actualización en el día a día, y por tanto representan para nosotros una vía real de acceso a Jesús. El escritor lean Guitton los describía como "los colores del espectro en relación con la luz", porque con tonalidades y acentos propios cada uno de ellos refleja la luz de las santidades de Dios" .

Pero el Papa aclara que la santidad no es un privilegio de pocos sino que es para todos. "Su experiencia humana v espiritual muestra que la santidad no es un lujo, no es un privilegio de unos pocos, una meta imposible para un hombre normal: en realidad, es el destino común de todos los hombres llamados a ser hijos de Dios, la vocación universal `de lodos los bautizados. La santidad se ofrece a todos los bautizados. La santidad se ofrece a todos, naturalmente no todos los santos son iguales: son de hecho, como he dicho, el espectro de luz divina" .

En nuestro barrio de Las Rosas hace ya veintidós años que la Santa de Palermo nos convoca en el mes de Septiembre. De nuevo este año de 2008 nos encontramos con Santa Rosalía y con su peculiar estilo de vida, con una vida dedicada a la oración v a la penitencia, con una vida entregada totalmente a Jesús. A través de esa vida su alma se llenó de una paz y de una alegría que no había encontrado en los lujos que le ofrecían los palacios y las riquezas. Intentemos llenarnos de su santidad y a través de ella llegar a Jesús.

Soy consciente que cada vez es más difícil ponerse al frente de la organización de unos actos para la celebración de unas fiestas patronales. Habrá que tocar muchas puertas, comprometer, buscar, organizar; enramar... Por eso felicito a las personas que este año se han responsabilizado de presentarnos unos actos que van a hacer que todo el municipio de San Juan de la Rambla y pueblos vecinos fijen su mirada en ese barrio tan emblemático de Las Rosas y que va centrando su identidad en torno a la ermita y a la imagen de Santa Rosalía de Palermo. Colaboraremos con ellas a través de la aportación económica, el trabajo personal y sobre todo con nuestra presencia en los actos.

Sebastián García Martín.
Párroco-Arcipreste


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2007

SANTA ROSALÍA, MODELO DE ORACIÓN

Estimados feligreses

El tiempo pasa. De nuevo el día litúrgico de Santa Rosalía y de nuevo las fiestas en el barrio de Las Rosas de San Juan de la Rambla donde la santa penitente de Palermo tiene una ermita que nos convoca desde que hace ya veintiún años se dedicara y se bendijera la imagen.

El primer domingo de septiembre celebramos a esa noble joven palermitana nacida en 1130 y muerta en 1166, que rechazó la corte de un noble, decidió huir y esconderse en una cueva del monte Pellegrino, para dedicarse a su vocación y vivir una vida solitaria hecha de penitencia y rezos, renunciando así a la riqueza y a las comodidades de la nobleza.

La leyenda cuenta que siglos después, mientras en Palermo la peste hacía estragos y diezmaba la población, el espíritu de Rosalía se apareció a un fabricante de jabones a quien indicó el camino para recuperar sus restos mortales y pidió que los llevara en procesión por la ciudad. Así se hizo y, por donde pasaban los restos de la Santa , los enfermos se curaban y se unían a la procesión. En pocos días la ciudad se liberó de la horrible enfermedad.

Desde entonces la procesión se repite cada año con el fin de dar continuidad en el tiempo al ritual de liberación de los males que afligen la humanidad. La celebración tiene lugar en el barrio S. Rosalía de Ragusa, donde hay una pequeña iglesia dedicada a la santa, y duran dos días. El domingo por la tarde el paso de procesión de la Santa es sacado en procesión por las calles del barrio, para después devolverlo a la iglesia.

Santa Rosalía optó en su vida por la oración personal y constante. A los ojos humanos pareciera una vida inútil, pero la oración es la primera expresión de la verdad interior del hombre, la primera condición de la auténtica libertad del espíritu. La oración da sentido a toda la vida, en cada momento de ella, en cada circunstancia. Si nos miramos solamente a nosotros mismos, con nuestros límites y nuestros pecados, pronto seremos presa de la tristeza y del desánimo. Pero si mantenemos nuestros ojos vueltos al Señor, entonces nuestros corazones se llenarán de esperanza, nuestras mentes serán iluminadas por la luz de la verdad, y llegaremos a conocer la plenitud del Evangelio con todas sus promesas y su plenitud de vida. Únicamente un contacto prolongado con Él podrá transformar interiormente a cada uno de nosotros en discípulos suyos. Solamente la oración, la reflexión, la concentración, prolongada largamente en la silenciosa escucha de Dios, hace capaz al creyente de hablar a los demás del misterio divino, de transmitir y testimoniar el misterio divino ante los otros.

Fijémonos este año de 2007 en ese aspecto de la santa: La oración. Porque si verdaderamente deseamos seguir a Cristo, si queremos que nuestro amor a Él crezca y dure, debemos ser asiduos en la oración. Ella es la llave de la vitalidad de nuestro vivir en Cristo. Sin la oración, nuestra fe y nuestro amor morirán. Si somos constantes en la oración cotidiana y en la participación dominical en la Misa , nuestro amor a Jesús crecerá. Y nuestro corazón conocerá la alegría y la paz profundas, una alegría y una paz que el mundo no logrará darnos jamás.

Invito a todos los vecinos, niños, jóvenes y personas mayores, del Barrio de Las Rosas a participar en los actos eminentemente religiosos, como la Misa y la Procesión , y a los actos organizados con ilusión y sacrificio por la Comisión de este año.

Sebastián García Martín
Párroco-Arcipreste


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2006

Estimados feligreses:

Un año más nuestra mirada se vuelve a la Santa penitente de Palermo, que en el barrio de Las Rosas tiene una ermita, que se yergue como atalaya sobre los pueblos de San Juan de la Rambla y de La Guancha. Rosalía que nació de una familia noble en el año 1130, escogió desde muy joven el camino del retiro y la oración como ermitaña en una cueva del monte Pellegrino donde murió el año 1166.

¿Qué nos dice a nosotros que pertenecemos a otra época celebrar su fiesta? Ante esta pregunta deberíamos hacernos otra: ¿Cuál fue la razón que le movió a elegir ese estilo de vida? Si nos acercamos a la cueva encontraremos escritas estas palabras: “Por amor a Nuestro Señor Jesucristo he decidido habitar en esta cueva”. El amor a Jesús y la imitación del ejemplo del Hijo de Dios, que tantas veces se retiraba a un lugar solitario para orar e invitaba a sus apóstoles “venid también vosotros aparte”, es la razón y no otra .

El silencio y la soledad son la clave del diálogo secreto y regenerador con uno mismo y con Dios. El ritmo de vida está adquiriendo una velocidad que supera nuestra capacidad de adaptación. Estamos perdiendo el dominio sobre el acontecer de las circunstancias y de las experiencias diarias. Sin embargo Jesús, en el Evangelio, jamás da la impresión de estar agitado por la prisa. A veces hasta pierde el tiempo: Todos le buscan y Él no se deja encontrar, absorto como está en la oración. Recomienda a menudo no afanarse.

Rosalía se nos presenta como un ejemplo a imitar. Necesitamos “pausas” para estar a solas con Dios, contemplar en silencio la naturaleza, para descansar un poco, para relajarnos, para dialogar tranquilamente con los demás… “Deteneos, sabed que yo soy Dios”, dice el salmo 46.

Para lo habitantes del barrio de Las Rosas, Rosalía ya ocupa un lugar especial en sus corazones y quieren, al llegar su fiesta litúrgica, hacernos a todos partícipes de su alegría y de su convicción de que el ejemplo de la Santa puede ayudarnos aún en estos tiempos a caminar como cristianos.

Apoyemos a la Comisión de Fiestas con nuestra presencia tanto a los actos religiosos como profanos.

El Párroco

Sebastián García Martín


Palabras del párroco en el programa de las fiestas de 2005

Estimados feligreses:

Un año más nos preparamos con ilusión para celebrar la Fiesta de Santa Rosalía en nuestro Barrio de Las Rosas. Las fiestas son siempre una bendición: nos unen, nos dan la oportunidad de encontrarnos con Dios, con nosotros mismos y con los demás, nos llenan de alegría. Las fiestas, aunque se celebren en el presente, hacen siempre referencia a un pasado. El nuestro es reciente. Sería el párroco Don Octavio Hernández García quien recogiera los anhelos de los vecinos de tener un lugar cercano donde reunirse para la Eucaristía y quien organizara la Comisión para la construcción de una ermita dedicada a Santa Rosalía de Palermo. Nuestro agradecimiento a Don Manuel Rodríguez González que la presidió. Por el año 1984 se comienza la obra siendo terminada en 1986 y bendecida el domingo veintiséis de Enero de ese mismo año por el Iltmo. Sr. Vicario de la Diócesis Don Mauricio González y González. Así de esta forma sencilla y discreta se introdujo la devoción a la santa penitente que va formando parte de la identidad de este barrio de San Juan de la Rambla.

Pero las fiestas miran también al futuro, a la meta. Nos llenamos de gozo porque una mujer, Rosalía, está en el cielo, nos está ofreciendo la ayuda de su intercesión y esperamos participar en su mismo destino. Ahora ella, a los que la celebramos, nos ofrece el ejemplo de su vida. Llamada por Dios a una vida de retiro, de oración, cuentan que los últimos 16 años los pasó en una cueva del Monte Pellegrino pero que los ángeles le traían la Eucaristía. Quisiera destacar este último dato puesto que estamos a punto de concluir el Año de la Eucaristía el próximo Octubre. La Eucaristía es el mejor antídoto y la mejor experiencia para no olvidar nunca la transcendencia del hombre. Comulgar es el acto más sublime que podemos hacer en la vida, pues es recibir a Dios en nuestro corazón, como decía San Cirilo de Jerusalén, no debemos ver "en el pan y en el vino meros y naturales elementos, porque el Señor ha dicho expresamente que son su Cuerpo y su Sangre: la fe, afirma él, te lo asegura, aunque los sentidos te sugieran otra cosa".La comunión nos es necesaria porque es el alimento del alma que la robustece para la lucha de la vida.

Quiero hacer mención a la grandeza de corazón y la generosidad de todos aquellos que viven en este barrio de Las Rosas, hombres y mujeres buenos, que se han sacrificado y se siguen sacrificando para que todos los años la Santa de Palermo sea honrada e imitada.

El Párroco
Sebastián García Martín

 

 

Las fiestas de Santa Rosalía se celebran el primer domingo de Septiembre de cada año en la Ermita de su mismo nombre bendecida el año 1986.

Los actos religiosos consisten en una Misa el 4 de Septiembre y Misa y Procesión el domingo primero de ese mes.

 

 

 
© Parroquias: El Dulce Nombre de Jesús. La Guancha y San José. San Juan de la Rambla. Tenerife (Canarias). 2003