18 de Enero
Pag. 1

María de La Esperanza, SOS de los vecinos de La Fuente de La Guancha.

A no pocos devotos de la Virgen María sorprendió el obispo emérito de nuestra Diócesis Don Damián Iguacen Borau cuando en un trabajo sobre ella lo tituló "SANTA MARÍA DEL SOS". Comenzaba así:
"Cuando veo señalizaciones con la palabra SOS, pienso inevitablemente en ti, Virgen María; me evocan y recuerdan tu presencia y tu quehacer de Madre que escucha, atiende y auxilia. SOS es la llamada internacional de socorro. Todo el mundo sabe lo que significa: "Salvad nuestra vida". Un servicio importante en situaciones de emergencia.
Eso eres Tú, Virgen María, y eso haces con nosotros: así te vemos y así te necesitamos: SOS siempre al alcance, transmisora fiel de nuestras llamadas de socorro, emisora viva y potente, cuyas ondas atraviesan los espacios y llegan sin interferencia alguna hasta el Corazón mismo del Señor clemente y misericordioso, pues "has hallado gracia delante del Dios". Déjanos llamarte "Santa María del SOS", porque eso eres realmente para nosotros. Así te ha visto siempre el pueblo cristiano, aunque te lo haya dicho con otras palabras".
"Así te ha visto siempre el pueblo cristiano". Así te vio también el pueblo de La Guancha al acudir ante la imagen de Nuestra Señora de La Esperanza, celosamente guardada en su ermita del Buen Jesús o en su ya templo parroquial, por la amenazante tragedia que se avecinaba sobre él. Y María, que es Madre de la Iglesia y manifiesta su preocupación maternal con su intercesión ante Dios por nosotros, atendió su llamada y detuvo la tragedia. El pueblo agradecido se compromete "por voto" a reservar un día del calendario para honrarla: el 18 de Enero de cada año. Esta celebración constituye una de las tradiciones más arraigadas del municipio de La Guancha. El pueblo reconoce y celebra la protección e intercesión de María y por ello se reúne para dar gracias a Dios.
¿Cuándo comenzó “la promesa”?. No hay documentos, o no se han encontrado hasta ahora, que nos den una fecha exacta del voto o sobre su origen. Lo que sí sabemos es que la devoción a la santísima Virgen de La Esperanza es anterior a la erección de la parroquia. En el inventario de 1607 (Libro de Fábrica, folio 4) aparece: "...una imagen de nuestra señora de la Esperanza" . Este dato nos podría indicar que la citada imagen estaba ya en la Ermita del Buen Jesús desde finales del siglo XVI, según opinión del historiador Don Manuel Rodríguez Mesa. La Cofradía de La Esperanza se erige en 1756. Es Bartolomé Álvarez, vecino del lugar, el que eleva instancia pidiendo erección de la Cofradía en estos términos: "...digo: que en esta parroquia se venera y tenemos patrona a la milagrosísima imagen de Ntra. Sra. con el título de La Esperanza a la que no se contribuye con las limosnas que su devoción mueve... y porque tal vez no hay quien las recoja..." El calificativo de "milagrosísima imagen" nos habla sin lugar a dudas de una intervención especial de la Santísima Virgen en el pasado. El pueblo la veneraba ya como “patrona” a pesar de que el titular de la parroquia fuese el Santísimo Nombre de Jesús.
Es en la Visita de 1768 (Libro de Fábrica de la Cofradía, folio 19) donde se encuentra expresamente indicado que la fiesta se celebra por voto. Transcribimos literalmente: "Enterado el Señor Visitador de los muchos gastos de cera que tiene esta cofradía por causa de la mucha cera que pone en la fiesta que por voto celebra este pueblo a Nuestra Señora cuyo gasto no puede sufrir así por su pobreza como que las limosnas que a dicha cofradía dan los vecinos no son para este fin sólo sino también para el remedio de lo que necesite la santísima imagen y así mismo de la Iglesia, mandó que de aquí en adelante dicha cofradía en la expresada fiesta sólo sufra la cera del trono y del Altar..." La primera alusión al voto se remonta a casi dos siglos y medio. Queda por tanto por descubrir la fecha de inicio.
El caso es que el municipio de La Guancha se prepara, un año más, a la celebración del 18 de Enero, para ser fiel a la tradición centenaria. Es una ocasión propicia para recuperar el sentido y el valor de la oración, pues tenemos intercesores que se preocupan de nuestros problemas y sabemos que nos escuchan: Cristo y María. En un mundo donde todo es actividad, prisas, tiempo medido, mil ocupaciones, nerviosismo, temores... todos los vecinos de La Guancha somos invitados a la oración confiada, a la acción de gracias y a renovar nuestra fe en la mediación intercesora de María. Un día respondió al SOS de un pueblo angustiado. Sabemos que sigue a la escucha.
"Gracias, Señor, por Santa María, (Escribe Don Damián). Cuántas cosas han determinado que lleguen a ti y nos lleguen a nosotros por esta vía, vía satélite, vía Santa María SOS; gracias, Señor". Sebastián García Martín

VOLVER

 
© Parroquias: El Dulce Nombre de Jesús. La Guancha y San José. San Juan de la Rambla. Tenerife (Canarias). 2003